El Mundo: Bizmatch by Vueling: las ideas también vuelan

By s2b | 21 ottobre 2014 | Rassegna stampa

Hasta hoy las ideas podían hervir y fluir. Ahora, también pueden volar. Y todo gracias al primer bizmatch celebrado en un avión, que reunió a 54 emprendedores españoles y 54 italianos a bordo de un Airbus A320 para que, por equipos y sin conocerse previamente, desarrollaran una idea de negocio completamente novedosa.

El evento quería hermanar también a Barcelona y Milán, dos ciudades, en palabras de
Emiliano Novelli, presidente del Gruppo Giovani Assolombarda, «con visiones similares».

Además, según Novelli, «Barcelona está saliendo de la crisis más rápido que Milán y
queremos ver cómo lo han hecho».Para conseguir afianzar los lazos de dos sister-cities, como se las nombró en el evento, los emprendedores procedentes de Málaga, Valencia o Barcelona, fueron invitados a asistir al Social2business, un evento para fomentar la innovación y el emprendimiento de calidad en Italia.

Allí, españoles e italianos pudieron ponerse cara pero sólo empezaron a trabajar en el transfer al aeropuerto. «No tenemos ni idea de en qué consiste la actividad del avión pero estoy convencido de que nos divertiremos, aseguraba Leonardo Aldegheri, uno de los participantes italianos en momentos previos a la pionera actividad.

Ya en el bus, los jóvenes empresarios recibieron por fin las primeras pistas de la dinámica de trabajo preparada por Rosaura Alastruey, experta en networking desde hace más de una década elegida por Vueling para idear el evento.Entre las primeras misiones, conocerse y poner nombre a su equipo.

Pero fue a 30.000 pies de altura cuando se empezaron a formar las ideas, que, como se conoció entonces, debían pertenecer a una de tres categorías ofrecidas por Vueling:
turismo, start up o 2.0 travel business. En la fila 5 hay quien ya trazaba su estrategia.
«Elijamos bien la categoría porque será más fácil ganar la que menos gente haya
cogido», pensaban.

Seguramente, fue el vuelo en que las azafatas tuvieron menos trabajo y, también, en el que fueron menos atendidas al dar las explicaciones de qué hacer en caso de
emergencia.

Las ideas ya flotaban en el ambiente y los equipos -distribuidos por filas trabajaban entre pizarras, post it y sobres para desarrollar sus ideas de negocio.

Algunos apuraron hasta el mismo aterrizaje para afinar el presupuesto que necesitaban y otros planeaban: «Yo no me iría a dormir ahora», decían a la una y media de la madrugada del sábado, cuando el avión especial aterrizaba en el aeropuerto barcelonés de El Prat.

Teóricamente, los emprendedores debían dormir y reunirse a las diez del día siguiente pero hay quien pensaba en continuar esarrollando sus planes esa misma noche. Misión cumplida: los emprendedores estaban volcados en la dinámica.

¿Y qué es de una idea sin un elevator pitch? El Mobile World Center de Barcelona fue el lugar elegido para presentar los 18 proyectos y ponérselo difícil al jurado. Triunfó la idea de MOAC para impartir cursos intensivos en cápsulas durante los vuelos.

Como dice el cineasta Nicolás Alcalá, uno de los componentes del equipo vencedor en la categoría startup, «es una idea 100% sacada en el avión y desarrollada en el desayuno». Ahora, piensan en cederla a una empresa con experiencia en el sector de los MOOC.

Además, ganaron The aviators y Car Swap con una app que completa los servicios de tu viaje buscándote el transporte que debes coger tras bajar del avión y la posibilidad de dejar el coche en el parking del aeropuerto y que otra persona pueda utilizarlo en su ausencia, respectivamente.

Tag:, , ,